martes, 10 de noviembre de 2009

Convenciones sociales para caminar por las aceras de San José

Tenemos que ser realistas, en Costa Rica y más específicamente en el centro de San José los peatones, como peatones sociales somos pésimos. 

Por eso, teniendo ya algunos años de experiencia como uno más en la calle quise recuperar algunas convenciones, observaciones o costumbres que pueden resultar interesantes de anotar o tener en cuenta.


1. Ojo al doblar las esquinas traen sorpresas. Siempre. Y de todo tipo.
2. Ojo con los huecos en las aceras. Los repuestos para los tobillos escasean en estas épocas... o son muy caros.
3. Nunca confíes en la tabla de madera que tapa un hueco. La humedad de las lluvias las debilita y elimina su utilidad. Lo peor es que no te dejan ni siquiera adivinar la distancia a la que te vas a caer, y por consiguiente la fuerza del golpe. 
4. Cada vez que te topés a una mujer muy bonita, podés detenerte a verla caminar y con eso parecer un pachuco. O también podés abrir la boca, decirle algo y comprobarlo en público, siempre se puede elegir.
5. Evitá a toda costa caminar detrás de un fumador. A menos que querás fumar y no tengás plata para comprar una cajetilla. Al fin y al cabo resulta ser casi lo mismo.
6. Regla de Murphy para peatones: cuando más urge llegar a algún destino es cuando más luces rojas vas a encontrarte en los semáforos.
7. La película que se estrene este próximo viernes en los cines se estrenó hace 15 días en el bulevar de Avenida Central. Aplica también para producciones nacionales, los éxitos de Michael Jackson, clásicos de la Sonora Santanera, Vicente Fernández o la colección de Pixar.
8. Siempre cargá algunas monedas a mano. Alguien te las va a pedir en el camino o la parada de bus... o dentro del bus.
9. Regla de Murphy para peatones: el día que más limpio andés es el día que de casualidad encontrarás algo que te guste en una vitrina.
10. A veces te detenés para no chocar con alguien. Si te corrés a la izquierda para darle paso es muy posible que la otra persona piense lo mismo, al mismo tiempo (50% de posibilidad de hecho). La acción puede repetirse hasta el cansancio, hasta que finalmente te dé el cerebro para quedarte quieto, que el otro se mueva y puedan avanzar los dos.
11. Regla de Murphy para peatones: la prisa que tenés en tu camino es inversamente proporcional a la posibilidad de encontrarse a una señora que camina lento bloqueando el poco espacio que hay entre la pared de una tienda y los benditos kioscos de las esquinas.
12. No volvás a ver hacia arriba para mirar la arquitectura mientras caminás. Si lo hacés solo lograrás parecer a alguien de campo visitando San José por primera vez, ¡y eso no se puede dejar notar... Dios guarde! (Nota: por si no lo notaron, se los dice alguien de campo).
13. Si vas a esperar a alguien frente a McDonald's y te sentás debajo de una lámpara no te quejés cuando la paloma sentada arriba te deje caer un regalito. Vos te lo buscaste... ¿por qué no te fijás?
14. Cuando llueve, todo trayecto se transforma en una batalla por espacio, que obviamente ganará el paraguas más grande. Es decir, comprate un paraguas enorme para el próximo invierno.
15. Disfrutá la caminata. Observá las historias y divertite con los gestos de la gente.


2 comentarios:

La Vida en Rojo dijo...

Muy ciertos todas tus observaciones!

Añadiría: Ojo con el tamaño del caño durante la época de lluvia.

No vaya a ser que se repita la historia de mi hermana que, como toda la calle estaba llena de agua, jamàs calculó que el caño era taaan profundo que se cayó en plena calle, con sombrilla y cuadernos en mano terminando completamente mojada... como me reí esa vez :P

Bye!

Ladybug dijo...

jajajaja si si!! el tamaño del caño importa... LOL